domingo, 16 de julio de 2017

Respuesta de A. Álvarez a obispos de Paraguay: ¡Jesús os ama!:

 
 
La Iglesia le prohibió al biblista Ariel Alvarez publicar, enseñar y usar los medios por supuestos errores doctrinarios. Antes el cardenal Bertone le exigió que se retractara diciendo que era por iniciativa propia y no porque se lo impusieron y al obispo Polti que asumiera la responsabilidad de la sanción desligando al Vaticano.
El Vaticano ahora juzgará a los antiguos responsables del hospital Bambino Gesù por desviar 442.000 euros para la reforma del piso
El ático tenía más de 300 metros cuadrados y una magnífica terraza de otros 100. El todopoderoso cardenal Tarcisio Bertone, secretario de Estado del Vaticano con Benedicto XVI (cargo similar al de un primer ministro) trasladó ahí su residencia y quiso reformarlo, aunque la idea fuese a costar algunos cientos de miles de euros. Más allá de la escandalosa cifra, el problema es que parte de ese dinero, como quedó demostrado, se obtuvo de los fondos del hospital para niños del Vaticano Bambino Gesù. Su antiguo presidente, Giuseppe Profiti, y el extesorero, Massimo Spina, serán juzgados ahora por un tribunal del Vaticano por malversación. Bertone, que sigue viviendo en el famoso ático, a 50 metros de la mucho más modesta residencia del Papa, no se sentará en el banquillo. La gran incógnita es si durante el proceso será llamado a declarar como testigo.
¡Ay de vosotros, escribas y fariseos hipócritas, que pagáis el diezmo de la menta, del eneldo y del comino,
‒ pero descuidáis los aspectos de más peso de la Ley: la justicia, la misericordia y la fidelidad! Esto es lo que había que practicar, aunque sin descuidar aquello.
‒ ¡Guías ciegos, que coláis el mosquito y os tragáis el camello! (Mt 23, 23).
Esos valores de los que, según el evangelio, debería hablar la Iglesia (justicia, misericordia, fiabilidad)
Y como dijo el Señor: “Como jaula llena de pájaros, así están sus casas llenas de engaño; así se hicieron grandes y ricos. Se engordaron y se pusieron lustrosos, y sobrepasaron los hechos del malo; no juzgaron la causa, la causa del huérfano; con todo, se hicieron prósperos, y la causa de los pobres no juzgaron. ¿No castigaré esto? dice el Señor; ¿y de tal gente no se vengará mi alma? Cosa espantosa y fea es hecha en la tierra; los profetas profetizaron mentira, y los sacerdotes dirigían por manos de ellos; y mi pueblo así lo quiso. ¿Qué, pues, haréis cuando llegue el fin?”(Jeremías 5: 27-31)
Si realmente estamos a Las puertas de una nueva época , si nos encontramos ante un novum històrico , la novedade ha de afectar a la iglesia misma . A ella sobre todo se le dice con palabras de Isaìas : "Mira , ahora hago nuevas todas las cosas" (Is 65,7); y a ella se le exige ser coherente con su mensaje de desprendimiento .
¿Como podrá desprenderse la que es tan rica , la que tiene tan inconmovible verdad, tan segura doctrina, tan larga tradiciòn, tan clara identidad , tan eficaz organizaciòn , tan fuere autoridad , tan rica liturgia ... Por de pronto, hay que recordar que “no es el discìpulo màs grande que su maestro” (Lc6,40), y que este siendo de condiciòn divina ,decidió desprenderse de ella (Flp2,4). No será mucho esperar que la Igresia decida hacer lo mismo. También a ella se refiere aquello de que “quien quiera ganar su vidala perderá “(Mc8,35). De manera que si en este tiempo ecumènico la Igrexa desea a todo trance conservar a su verdad , su docrina, suidentidad,  su organizaciòn..., puede  que que gane elmundo -y eso es dudoso-, pero ciertamente corre el peligro de perder a su alma.
Cada vez que se le pidio la capa, procuro arramblar también con el manto. Para  su desconsuelo –y su seu desconcierto-, al final se encuentra màs desnuda que antes: veía como se le alejaba China, como se le oponia la clase obrera, como se divorciaban de ella los intelectuales
Si en estos tiempos nuevos la Iglesia se sigue aferrado a su verdad, a su ley, a su doctrina, a su identidad... y razonado que se trata de un patrimonio indiscutible , se irá convirtiendo en una secta nen el mercado plural de las religiones. Una secta acaso poderosa acaso influyente e enarbolando el glorioso nombree de “católica” pero una secta, al fin.
Nadie es neutral ante el poder, como tampoco lo es ante la sexualidad. Tratamos de poseerlo, y nos posee. Con el poder estamos necesariamente implicados; de ahí su ambigüedad.
Necesitamos educarnos en el ejercicio del poder, porque, según cómo lo usemos, puede destruir o puede liberar y dignificar a los humanos.
En el Día del Juicio, muchas personas van a ser acusadas por malgastar lo que fue designado para una causa caritativa.
¿cómo expresamos en nuestras vidas quién Jesús es y como es él?
Respuesta de A. Álvarez a obispos de Paraguay: ¡Jesús os ama!:
 

 

 

 

¿El episcopado venezolano al servicio del capitalismo salvaje?

 
 
Hoy comparto en mi blog el artículo de Oscar Fortin:
Libre pensador, preocupado ante todo de lo humano en sus valores sociales, políticas, económicas y religiosas. Deteniendo una formación en Ciencia política (Master) y en teología (Master), yo quedo, ante todo, a la escucha de los acontecimientos y de lo que me inspiran. Sobre la foto estoy con una amiga de muchos anos, ahora con el Padre, que paso su vida con la sonrisa a pesar de su enfermedad. Ella se llama Helen David de Jesus y sigue siendo para mi una inspiración de vida.
Estuve en Chile como sacerdote (1969-1972), trabajé en organismos de cooperación internacionales (1974-1978), en México (1985-1988) como diplomático por el gobierno de Quebec. Desde 1999, estoy jubilado. padre de dos hijas y de un nieto, disfrutando de estos momentos para descubrir mas de la vida y compartir lo que me revela.
Mis objetivos en este blog serán de poner de relieve el humanismo de Jesús a través de los humanos que siguen andando hacia una humanidad cada vez mas justa, mas verdadera, mas solidaria, con mas ternura y amor. A todos y todas que quieren acompañarme en este camino, bienvenidos y bienvenidas.
¿El episcopado venezolano al servicio del capitalismo salvaje?
Sabemos desde tiempo que la Iglesia, en su cúpula eclesiástica, ha sido una aliada de los conquistadores de América latina y una cómplice de muchos crímenes cometidos en contra de las poblaciones indígenas. Uno puede decir que eso era verdad por los tiempos de las conquistas, pero que hoy todo se ha vuelto distinto. Yo lo creí un tiempo, el tiempo de las encíclicas del papa Juan XXIII, Pacem in terris y Mater et Magistra, así que la del papa Pablo VI, Populorum progessio, sin olvidar la Exhortación apostolica Evangelii gaudium. del papa Francisco.
En el sendero de esos pensamientos se desarrollaron formas de participación mas cercana de lo vivido por los pueblos y conocimos movimientos que nacieron de las comunidades de base y de una mejor comprensión de las raíces de la pobreza de los pueblos. Se entendía la teología de liberación como una lectura aplicada de los conceptos fundamentales del Evangelio en combinación con una lectura mas articulada de las fuerzas sociales, políticas, económicas y religiosas como partes de los problemas como de las soluciones.
Hace unas semanas, perdimos dos de esos leaders en las personas del sacerdote MiguelDescoto y François Houtart. El padre Gustavo Gutiérrez, siempre en medio de nosotros, considerado como el padre de la teología de liberación. Muchos sacerdotes y laicos se juntaron a los pobres y humildes para acompañarlos en su lucha contra las fuerzas opresivas, siempre hambrienta de capital y poderes, haciendo de ellos , sus esclavos y servidores, El lenguaje de esa nueva Iglesia de base se convirtió en un lenguaje de hechos concretos. La justicia y la verdad pasaron de la noción mental a la de los hechos. Muchos de los sacerdotes y unos de los obispos de aquellos anos dejaron el confort de sus casas de barrio alto para una casa en medio de los pobres y humildes. Este contacto directo con la vida de su gente les enseno mucho sobre lo que es el evangelio compartido entre hermanos y hermanas de los barrios.
 
Lo que era inevitable se produjo: las jerarquías episcopales, en su conjunto, se vieron cuestionadas por esa nueva Iglesia de los pobres y humildes, acompañados con sacerdotes compartiendo lo mismo de ellos. En lugar de aprovechar la oportunidad de convertirse a esa nueva forma de vivir el Evangelio y de compartir la vida de pobres y humildes, se endurecieron , en su mayoría, para defender el orden establecido lo que correspondía perfectamente bien a las oligarquías locales y nacionales. Para darse buena consciencia , consideraron todos los movimientos nacidos de esta toma de consciencia de las bases sociales y eclesiales, como comunismo. Su bandera se transformo en la lucha contra ese comunismo, es decir contra todo movimiento de naturaleza a cambiar el orden social, político, económico al origen de la pobreza y miseria de millones de personas.
Basta ver lo que sucedió en tiempo de Allende seguido por un golpe criminal encabezado por Pinochet. Algo parecido sucedió en Argentina con la junta militar. Con la llegada del papa Juan-Pablo II, los episcopados y dictadores latino americanos encontraron a un aliado que sabría nombrar a los obispos y nuncios apostólicos los cuales sabrán responder a su función de lucha contra el comunismo. Muchos de ellos están todavía en función. El episcopado venezolano es el mas activo en la lucha en contra de los pueblos que tratan tomar su destino entre sus manos. Chávez logro dar los pasos necesarios para conducir a su pueblo a una revolución democrática y bolivariana: poder del pueblo por el pueblo. Es lo que mas les duele que sea el pueblo que este encabezando su destino.
Ya conocemos la historia de esta revolución bolivariana que tiene como enemigos principales al gobierno de Estados-Unidos, a las oligarquías locales y al episcopado de la Iglesia católica. De parte de Estados-Unidos hay que ver que Venezuela es una tierra de gran riqueza petrolera y mineral, que la revolución bolivariana que domestica el capitalismo salvaje en un socialismos humano no constituye un buen ejemplo por el continente. La democracia participativa no es su camino de vida. Necesita controlar todas las etapas de la democracia para que sea representativa de sus intereses. Las oligarquías nacionales son las que mas aprovechan de las funciones del Estado. Basta que aseguren en todo la prioridad de los intereses de Estados-Unidos. En cuanto al episcopado venezolano, logra darse buena consciencia al proclamar que esta luchando contra el comunismo, la dictadura de Maduro y que asegura así la liberación del pueblo venezolano del diablo. No les importa la mentira, la manipulación de los hechos, la violencia criminal de la oposición con tal que Washington y la oposición recuperen sus poderes anteriores y que ellos tengan agradecimientos de sus maestros. En cuanto al pueblo, tendrá que ajustarse como es el caso en Argentina con Macri y en Brasil con Temer. Que los pobres aprieten el cinturón y que los ricos amplíen sus bolsillos.
Al consumirse el golpe de estado, les veremos llamando al pueblo a la paz, a la reconciliación, al entendimiento, sobre todo a la no violencia. Un discurso que se quedara vacío y sin credibilidad. El pueblo de Venezuela a crecido en toma de consciencia y no se dejara manipular por estos purpurados.
Oscar Fortín
El 12 de julio 2017
Los que deseen leer más artículos de Oscar Fortín pueden ir a su blog:
http://blogs.periodistadigital.com/humanismo-de-jesus.php

 

sábado, 15 de julio de 2017

Obispos del Paraguay prohíben curso bíblico de Ariel Álvarez Valdés




Se trata de una serie de cursos bíblicos, de tres días de duración cada uno, que estaban organizados por la Editorial San Pablo junto a diversas parroquias e instituciones 
"Es una actitud insólita", dijeron los promotores, "puesto que el Dr. Álvarez Valdés no sólo es un reconocido biblista, sino que se encuentra avalado por instituciones del Vaticano, como la Febic. Y no entendemos por qué nuestros obispos asumieron semejante actitud".
"Esta prohibición lo único que hace es mostrar la dificultad que tiene nuestra jerarquía para ponerse al día en cuestiones teológicas, y para permitir que aquí en Paraguay la gente tenga acceso a los nuevos estudios bíblicos propuestos por los teólogos católicos"
La Iglesia le prohibió al biblista Ariel Alvarez publicar, enseñar y usar los medios por supuestos errores doctrinarios. Antes el cardenal Bertone le exigió que se retractara diciendo que era por iniciativa propia y no porque se lo impusieron y al obispo Polti que asumiera la responsabilidad de la sanción desligando al Vaticano.
¿Quién es Ariel Alvarez Valdés?
Ariel Álvarez Valdes no era un simple curita provinciano, sino que es un reconocido teólogo católico, formado en Israel y doctorado en España, que ha publicado numerosos artículos en revistas de varios países y en varios idiomas. Desde hace unos años cometió el “error” de escribir artículos de divulgación (a un nivel popular) analizando la Biblia católica. En virtud de esto, fue censurado por las autoridades eclesiásticas y finalmente ha dejado los hábitos.
Es un sacerdote católico, teólogo y biblista reconocido internacionalmente. Nació en Santa Fe y vive en Santiago del Estero, donde hasta agosto pasado se desempeñaba como docente en la Universidad Católica y en el Seminario diocesano. Es licenciado en teología bíblica por la Facultad Bíblica Franciscana de Jerusalén, título que logró con la distinción Summa cum Laude. Es doctor en teología bíblica por la Universidad Pontificia de Salamanca (España) y como parte de sus estudios ha realizado viajes académicos por Egipto, Jordania, Turquía, Grecia y la península del Sinaí. Es miembro de la Asociación Bíblica Italiana, de la Asociación Bíblica Española y de la Sociedad Argentina de Teología. Su principal tarea ha sido la divulgación popular de la investigación científica de la Biblia, labor que realizó a través de gran cantidad de libros, revistas y artículos. Entre sus publicaciones más conocidas se cuentan ¿Qué sabemos de la Biblia? (cinco volúmenes) y Enigmas de la Biblia (ocho volúmenes) a las que se agregan otros títulos como Lo que la Biblia no cuenta y ¿La Biblia dice siempre la verdad?. Los trabajos del biblista santiagueño fueron traducidos al italiano, inglés, francés, alemán, flamenco, ruso, ucraniano, rumano y portugués.
LAS 9 AFIRMACIONES DE ÁLVAREZ VALDÉS
objetadas por el Vaticano
 
· Dios no manda los males ni el sufrimiento a los hombres, porque lo que "redime" es el amor, no el dolor.
Bertone: Dios sí manda los males y sufrimientos, porque el dolor es redentor.
· Los milagros sí existen, pero en ellos no se suspenden las leyes de la naturaleza, ya que éstas no se conocen totalmente.
Bertone: En los milagros, sí se suspenden las leyes de la naturaleza.
· El libro de Job es un libro precristiano, que no contiene la respuesta definitiva al tema del sufrimiento. Esta la trae Cristo.
Bertone: El libro de Job no fue superado con la venida de Cristo.
· Los primeros capítulos del Génesis (Adán y Eva, Noé y el diluvio, etc), no contienen historia en el moderno sentido de la palabra.
Bertone: Estos capítulos sí contienen historia.
· La virginidad de María "durante el parto" está basada en los Evangelios apócrifos. En realidad su parto debió de haber sido normal, como el de cualquier muchacha. Eso no menoscaba a María.
Bertone: Aunque la virginidad de María "durante el parto" está basada en los Evangelios apócrifos, María se mantuvo virgen incluso "durante el parto (es decir, que no hubo ruptura de himen).
· El relato del ángel que habló con María en la anunciación es un género literario. En realidad Dios habló con ella en su corazón, como con nosotros.
Bertone: El ángel de la anunciación es un elemento histórico y real del evangelista Lucas.
· La virgen María no puede aparecerse "físicamente" a nadie, porque ya no tiene cuerpo material. Se trata de "visiones". Si fuera así, todos la verían.
Bertone: La virgen María se aparece "físicamente" a quienes la ven.
· Los estigmas no son signos de santidad, ni provienen de Dios, porque Dios no puede mandar lastimaduras físicas a la gente.
Bertone: Los estigmas vienen de Dios, y son señal de santidad de una persona.
· La fe en la resurrección no implica necesariamente la separación del alma y el cuerpo. Ésta es una explicación, pero no un dogma.
Bertone: Al morir una persona, se separa el alma del cuerpo; y el alma va al encuentro de Dios, mientras el cuerpo espera la resurrección.
Claramente, la Iglesia Católica sigue comportándose como en el siglo XVII, cuando exigió a Galileo Galilei que se retractase por contrariar -según entendían- los dichos de la Biblia. (En honor a la verdad, algo han evolucionado. A Álvarez Valdes no lo amenazaron con torturas ni lo condenaron a prisión de por vida.) Además, es notable que la autoridad Católica le esté exigiendo que mienta, en tanto su retractación no es sincera, sino que es impuesta (y no puede siquiera hacer referencia a tal imposición).

El ático del cardenal Bertone se pagó con fondos de un hospital infantil

 
El Vaticano juzgará a los antiguos responsables del hospital Bambino Gesù por desviar 442.000 euros para la reforma del piso
El ático tenía más de 300 metros cuadrados y una magnífica terraza de otros 100. El todopoderoso cardenal Tarcisio Bertone, secretario de Estado del Vaticano con Benedicto XVI (cargo similar al de un primer ministro) trasladó ahí su residencia y quiso reformarlo, aunque la idea fuese a costar algunos cientos de miles de euros. Más allá de la escandalosa cifra, el problema es que parte de ese dinero, como quedó demostrado, se obtuvo de los fondos del hospital para niños del Vaticano Bambino Gesù. Su antiguo presidente, Giuseppe Profiti, y el extesorero, Massimo Spina, serán juzgados ahora por un tribunal del Vaticano por malversación. Bertone, que sigue viviendo en el famoso ático, a 50 metros de la mucho más modesta residencia del Papa, no se sentará en el banquillo. La gran incógnita es si durante el proceso será llamado a declarar como testigo.
 Bertone aseguró que también había puesto otros 300.000 euros de su bolsillo y finalmente trascendió que lo que desembolsó el centro médico fueron 442.000 euros. Entre unas cosas y otras —se habló de un equipo de música de 18.000 euros, mármoles de lujo y suelos de roble—
¡Ay de vosotros, escribas y fariseos hipócritas, que pagáis el diezmo de la menta, del eneldo y del comino,
‒ pero descuidáis los aspectos de más peso de la Ley: la justicia, la misericordia y la fidelidad! Esto es lo que había que practicar, aunque sin descuidar aquello.
‒ ¡Guías ciegos, que coláis el mosquito y os tragáis el camello! (Mt 23, 23).
Esos valores de los que, según el evangelio, debería hablar la Iglesia (justicia, misericordia, fiabilidad)
Y como dijo el Señor: “Como jaula llena de pájaros, así están sus casas llenas de engaño; así se hicieron grandes y ricos. Se engordaron y se pusieron lustrosos, y sobrepasaron los hechos del malo; no juzgaron la causa, la causa del huérfano; con todo, se hicieron prósperos, y la causa de los pobres no juzgaron. ¿No castigaré esto? dice el Señor; ¿y de tal gente no se vengará mi alma? Cosa espantosa y fea es hecha en la tierra; los profetas profetizaron mentira, y los sacerdotes dirigían por manos de ellos; y mi pueblo así lo quiso. ¿Qué, pues, haréis cuando llegue el fin?”(Jeremías 5: 27-31)
La Iglesia representa ante el mundo lo más genuino y limpio del misterio del ser humano. Representa la esperanza, la vida, la misericordia entrañable de Dios... Sin embargo, a lo largo del tiempo, la Iglesia-institución se las tiene que ver con las dificultades propias de un colectivo que trata de permanecer fiel a su legado y encuentra muchos obstáculos en el camino.
Nadie es neutral ante el poder, como tampoco lo es ante la sexualidad. Tratamos de poseerlo, y nos posee. Con el poder estamos necesariamente implicados; de ahí su ambigüedad.
Necesitamos educarnos en el ejercicio del poder, porque, según cómo lo usemos, puede destruir o puede liberar y dignificar a los humanos.
En el Día del Juicio, muchas personas van a ser acusadas por malgastar lo que fue designado para una causa caritativa.
¿cómo expresamos en nuestras vidas quién Jesús es y como es él?
 

 

viernes, 7 de julio de 2017

Seminarios, noviciados, monasterios...para los desahuciados


 
 
 
Parece que José Manuel Vidal opina lo mismo que yo respecto a las viviendas rectorales vacías. Ayer comentaba la enriquecedora experiencia que he tenido en donde católicos y evangélicos de la diócesis participamos en ayudas a refugiados políticos rusos y armenios. Los evangélicos aportaron un piso de acogida y algunos de los sacerdotes de la diócesis participaron con alimentos. Hoy todos los que vivieron en esa casa están reintegrados socialmente. He visto lágrimas gruesas de personas de más de 60 años que llegaron enfermos y sin saber ni hablar nuestro idioma, pero que hoy en día gracias a un verdadero ecumenismo están viviendo dignamente. Recuerdo la grata experiencia de que en esa casa compartíamos oración y meditación de la Palabra. No solamente se compartía alimento para el cuerpo, sino también para el Espíritu.
Jesús llamó a los pobres y los buscó por caminos y veredas para su banquete del Reino. ¿Seguimos su ejemplo?
Los pobres fueron los preferidos de Jesús, el único grupo específico que se cita como destinatario del Evangelio, aunque, lógicamente, el Evangelio era para todos. ¡Qué difícil era entender para algunos esa preferencia de Dios por los pobres, esa cercanía de Jesús hacia los don nadie, los desclasados, los proscritos, los marginados, los excluidos sociales y hacia los que los religiosos de la época de Jesús llamaban “malditos”
Todo lo que sigue es de José Manuel Vidal, Director de Religión Digital publicado el día cuatro de noviembre de 2012.
 
 
 
La gran tragedia de perderlo todo. Hasta el nido, hasta la propia casa. Los números son dramáticos. Desde 2008 se pueden haber producido cerca de 400.000 desalojos en España, a un ritmo de 517 desahucios diarios. La gran tragedia del país en el momento actual, junto al paro. La jerarquía española, sensible al drama, lo ha denunciado en repetidas ocasiones.
Primero la comisión permanente de la CEE, en una nota que no tuvo eco público, al quedar tapada por el anexo en que se abordaba la cuestión nacionalista. Después, varios obispos. Entre ellos y de manera destacada, el obispo de Bilbao, Mario Iceta, y el de San Sebastián, José Ignacio Munilla.
¿Puede hacer algo más la Iglesia? Puede y debe implicarse, pasar a la acción, pasar de predicar a dar trigo. Con hecho y gestos concretos.
Se me ocurren dos, pero podrían pensarse en otros muchos.
El primer gesto concreto podría consistir en resucitar de nuevo las oficinas contra el paro, que ya existieron en los años 80 en casi todos los arciprestazgos. Con ayudas a los parados, bolsas de trabajo, implicación de las parroquias...Se hizo entonces y salió muy bien. Estamos, ahora, en peores circunstancias y se puede volver hacer.
El segundo gesto iría dirigido a paliar en la medida de lo posible la crisis de los desahucios. Se trataría de abrir los edificios religiosos semivacios o deshabitados para los que pierden sus viviendas. Hay muchos seminarios casi vacíos. Enormes y casi preparados para recibir familias. Tienen habitaciones, sencillas, pero dignas, y lugares comunes adecuados.
También hay muchos noviciados de congregaciones religiosas (masculinas y femeninas), en las mismas condiciones. Quizás también en esto, los frailes y las monjas deberían abrir brecha y dar ejemplo.
También hay muchos monasterios de monjes y monjas de clausura semidesiertos. O con albergues, hospederías y posadas. ¿Por qué no ofrecer sus habitaciones a las familias desahuciadas?
Y miles de rectorales o casas de sacerdotes (especialmente en el ámbito rural), deshabitadas. Algunas, con pequeños arreglos, podrían acoger a los desahuciados. Muchas cuenta con huertas, que podrían ayudar a su subsistencia.
Y asi otros muchos edificios religiosos. Desde colegios hasta pisos. Es hora de tomar medidas. Se puede hacer de una forma rápida y económica.
Sendas iniciativas se pueden poner en marcha en la próxima Plenaria del episcopado, que se celebra la semana del 19 de noviembre. Con una breve nota en la que todas las diócesis se comprometan a poner sus edificios vacíos o semivacíos a disposición de los desahuciados. En una demostración fehaciente de que nuestros obispos pisan tierra, están atentos a la realidad social y escuchan el grito de dolor de los que se quedan sin su vivienda familiar. Porque una familia sin vivienda a duras penas puede ser familia y conservar su dignidad.
Se puede y se debe hacer por convicción. Lo exige el amor al hermano en una Iglesia que o es samaritana o deja de ser Iglesia.
Pero, además y por añadidura, la Iglesia saldría ganando en reconocimiento y credibilidad social. Demostraría con gestos y hechos concretos sus profundas entrañas de misericordia. Porque la gente ya no cree en palabras. Sólo se fía de los hechos. Obras son amores.
José Manuel Vidal
 

miércoles, 5 de julio de 2017

Viviendas rectorales vacías para los sin techo



Según información en el diario Faro de Vigo el obispado de Santiago posee 59 viviendas en las comarcas y el de Lugo, 32.
Más del 60% de las casas rectorales de los nueve municipios de la zona están cerradas y entorno a un 20% se encuentran totalmente inservibles, en total estado de ruina. De las 91 viviendas pastorales de la zona, 32 se ubican en territorio dezano, según datos del obispado lucense. De ellas solo un 40% están siendo utilizadas, bien por los sacerdotes, como residencia oficial, bien para la realización de actividades pastorales, como charlas, sesiones de catequesis y demás actos promovidos por la Iglesia. El delegado diocesano de Patrimonio de Bienes Inmuebles, Miguel Gómez Vázquez, admite que "algunas se utilizan únicamente los fines de semana o exclusivamente como lugares en los que desarrollar las actividades pastorales". El resto de las viviendas llevan años cerradas a cal y canto, en algunos casos incluso suman décadas inhabitadas. De entre estas, "entre un 8 y un 10% están en estado ruinoso.
Creo que sería bueno poner    a disposición de las familias sin recursos que se hayan quedado sin techo o hayan sido desahuciados de sus viviendas las casas rectorales que no están siendo utilizadas en la actualidad.
Las víctimas de la “crisis” no pueden esperar a que sus eminencias organicen “colectas” entre los fieles para repartirlas beatíficamente.
Por ahora, la Iglesia Católica prefiere, a un esfuerzo de justicia social, seguir presionando al Parlamento Español para que le mantenga los privilegios (que no favorecen en nada al pueblo) y seguir optando por alargar la mano a la Administración en demanda de subvenciones (provinentes de los impuestos de todos los españoles, sean católicos o no) a fin de evitar que el tiempo, las termitas, y el moho hagan de las suyas.
Miles de rectorales o casas de sacerdotes (especialmente en el ámbito rural), deshabitadas. Algunas, con pequeños arreglos, podrían acoger a los desahuciados. Muchas cuenta con huertas, que podrían ayudar a su subsistencia.
La Iglesia saldría ganando en reconocimiento y credibilidad social. Demostraría con gestos y hechos concretos sus profundas entrañas de misericordia. Porque la gente ya no cree en palabras. Sólo se fía de los hechos.
(Lc. 12.19-20) “No os hagáis tesoros en la tierra, donde la polilla y el orín corrompen, y donde ladrones minan y hurtan; sino haceos tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el orín corrompen, y donde ladrones no minan ni hurtan”.
Consejo evangélico preceptivo para todo creyente en Cristo ¡cuanto más para quienes se erigen en “pastores” y pretenden darnos consejos y ejemplo¡
Nuestro problema económico no se va a resolver con meras formulas matemáticas, ni su solución se reduce a un manejo técnico burocrático de las variables económicas, es ante todo un problema moral de falta de amor, de compartir hasta lo que nos es necesario aunque nos duela.
Señores obispos, necesitamos un gesto que refleje claramente que no viven ustedes ajenos a esta tremenda crisis que tanto hace llorar y sufrir. Un gesto que demuestre a las claras que, además de Caritas y de todo el aparato socio-caritativo, la jerarquía quiere que la Iglesia siga siendo la punta de lanza en la lucha para paliar los dramáticos efectos de la crisis.
Ya llegamos tarde, como siempre, al tema de los desahucios. Un tema en el que el cardenal Rouco cambió radicalmente de idea: Primero mandó expulsar a los desahuciados encerrados en La Almudena, para terminar pidiendo públicamente una solución "justa, equitativa y solidaria" a su drama.
La iglesia católica puede hacerlo. Tenemos una inmensa red de locales e instituciones repartidas por toda la geografía nacional. Tenemos recursos disponibles y voluntarios (millones de voluntarios) dispuestos a hacerse cargo de ellos. Lancen una cruzada solidaria. Salgamos a las calles a invitar a las bodas. Carguemos con los desheredados, como el buen samaritano. En eso, sólo en eso, nos reconocerán como discípulos de Cristo. Y si no damos trigo en las duras, no esperemos que nos escuchen predicar en las maduras. Ésta es la nueva evangelización que se está esperando en la calle como agua de mayo.
 
 

lunes, 26 de junio de 2017

Monseñor Gerardo Valencia Cano, un obispo que ha dejado huella


 

Monseñor Gerardo Valencia Cano: no siendo afrodescendiente su obra apostólica en favor de los negros del pacifico colombiano es irrefutable. Nace en Santo Domingo Antioquia el 26 de agosto de 1917, en el seno de una humilde familia de orígen paisa profundamente religiosa de donde hereda su gran sentimiento de sacrificio y servicio por el bienestar de los desprotegidos y desarraigados. Se ordenó como sacerdote misionero en el Instituto de Misiones Extranjeras de Yarumal, el 29 de noviembre de 1942. En 1949 fue nombrado Prefecto Apostólico del Vaupés, donde ejerció por más de tres años. Entre 1956 y 1959 actuó también como Superior General de los Misioneros Javerianos de Yarumal.
Gerardo, vivió, su diaconado, su presbiterado, su episcopado, como un Diaconado Permanente al servicio del Pueblo de Dios y de los más necesitados.
Él  tenía muy claro que toda jerarquización del magisterio en línea patriarcal resulta anticristiana, estaba convencido de que sólo en el margen  podía plantarse la obra de Dios, la nueva humanidad porque el Reino pertenece a los pobres ( Mt  23) El evangelio de Mateo insiste en la mayoría de edad de los creyentes, que no necesitan jerarcas superiores, que les enseñen desde fuera, pues todos los creyentes tenemos un dirigente interior que es Cristo (1 Jn 2,27) según esto cada uno de nosotros, cada creyente, podemos dialogar con Cristo sin necesidad de unos maestros entendidos como intermediarios superiores. Recordemos que Pablo nos hablaba de apóstoles- profetas-maestos (1 Cor12)
Gerardo Valencia Cano fue, ante todo, un Testigo del Evangelio. La radicalidad de su testimonio le trajo persecuciones y sufrimientos que desembocaron en el misterio de su muerte violenta.
Lo mismo que Cristo,  obispos como Gerardo aman a la Iglesia: "Cristo amó a la Iglesia y se entregó a si mismo por ella" (Ef 5, 25). Este amor, hasta dar la vida, fue  para Gerardo un punto de referencia. Sólo un amor profundo por la Iglesia puede sostener el celo de llevar a Cristo a cada hogar y a cada familia; su preocupación cotidiana —como dice san Pablo— es "la solicitud por todas las Iglesias" (2 Cor 11, 28). Para todo hombre o mujer y para toda comunidad "la fidelidad a Cristo no puede separarse de la fidelidad a la Iglesia".
Viviendo las Bienaventuranzas este obispo experimenta y demuestra concretamente que el Reino de Dios ya ha venido y que él lo ha acogido. La característica de toda vida misionera auténtica es la alegría interior. Alegría que viene de la fe. En un mundo angustiado y oprimido por tantos problemas, que tiende al pesimismo, los misioneros de la "Buena Nueva" son hombres y mujeres  que han encontrado en Cristo la verdadera esperanza.
El verdadero cristiano está por encima de toda ideología o religión y se halla donde el hombre se abre a Dios y al otro, siempre que se da verdadero amor y superación del egoísmo, siempre que el hombre busca la justicia, la solidaridad, la reconciliación y el perdón, existe cristianismo y emerge la estructura crística dentro de la historia humana. Por tanto, el cristianismo no se realiza tan sólo allá donde es profesado explícitamente y es vivido ortodoxamente, sino que se manifiesta siempre y allá donde el hombre dice si al bien, a la verdad y al amor.
La creación de un nuevo cielo supone lograr la presencia de Dios entre los hombres, lo cual permite transformar la vieja Babilonia en la nueva Jerusalén.

Después  de leer el artículo de Olga Lucía Álvarez Benjumea en el blog de Evangelizadoras de los apóstoles llego cada vez más a la convicción de que el servir a los pobres es lo que ha dado ultimidad a su vida. En uno de sus artículos dice de su obiso Gerardo: “Él fue el que me enseñó, me formó, me cuestionó, me impulsó al servicio de los más necesitados, en la Iglesia Pueblo de Dios”. “El que decidiera no llevar vestimentas diferentes, o clericales, no le hizo perder su dignidad, y autoridad como pastor. Toda la gente del Puerto de Buenaventura le quería, con todas sus veredas incluidas, a todos nos dejó, impresa la huella, de cómo es el sentir, y vivir el compromiso de Iglesia.”
Cierto Olga, Siempre se dijo que la iglesia convoca a través da palabra y de los sacramentos pero rara será una celebración litúrgica de los ricos que convoque espontáneamente a los pobres pero sin embargo lo contrario si ocurre.
 La raíz de capacidad de convocatoria está en que desde los pobres la liturgia y la palabra tienen la capacidad de evocar el origen de la fe y provocar a su misión correcta.

La iglesia de los pobres reconoce, admite que el bispo sea cabeza unificadora de la diócesis y ejercite el ministerio de la unidad pero ese ministerio es realmente unificante cuando el obispo escucha la voz de su pueblo este reconoce en el obispo su propia voz  y ve en el bispo el buen  pastor que está dispuesto a dar a su vida por las ovejas al contrario de lo que hacen muchos jerarcas que sólo están dispuestos a trasquilarlas  y a ordeñarlas

 

¿Quién puede subir al monte del señor, entrar en su vida, en su Santuario? El hombre y la mujer  de manos inocentes y de corazón puro.

José Carlos Enríquez Díaz